El efecto de la sequía en el arrugado de la aceitunas

El olivar por naturaleza es muy tolerante con las sequías. En las temporadas de mayor escasez de agua natural, el olivo bloquea los estomas de sus hojas e inicia la extracción del agua acumulada entre sus aceitunas. Es una práctica habitual en árboles ya debilitados o en el tiempo que las lluvias se demoran para el  crecimiento y maduración de las olivas.

Por línea general, el arrugado de las olivas es un proceso reversible cuando regresa la lluvia a nuestro olivar. Las olivas que se hayan arrugado maduran antes y éstas pueden producir AOVE de una gran calidad para nuestros paladares. 

  • Carencias Nutricionales

Un mal o erróneo abonado de nuestros olivar puede tener efectos adversos para nuestra cosecha, puesto que un mal abonado puede llegar a bloquear la absorción de los nutrientes vitales para su correcto crecimiento.  

Otra inclemencia que podemos padecer en nuestro olivar, es en el caso que la falta de agua y una escasez de potasio en nuestro terreno, puede llegar a provocar que nuestro olivar presente problemas para poder sustraer el agua que necesita para sobrevivir. Todo ello por consiguiente provoca que las aceitunas se arrugen con facilidad.  

Otro de los grandes enemigos del olivar, es el frío pues provoca también que estas se arrugen con rapidez. 

Ante la carencia de Potasio y otros minerales en tu finca de olivas, el aplique de abono de foliar es de gran ayuda para el agricultor.

  • Los grandes enemigos de olivo

Las plagas y las enfermedades del olivo son numerosas que provocan el arrugado las aceitunas: 

  • Ataques de hongo (antracnosis, jabonosa).
  • Barrenillo del olivo, que agujerea el pedúnculo, arrugando y secando de forma irreversible las aceitunas.
  • La conocida “lepra del olivo” y el “escudete” pueden llegar a secar las aceitunas afectadas.

  • Las heladas: otro obstáculo hacía el AOVE 

Las heladas suelen arrugar las aceitunas de forma significativa, debido a dos condiciones climatológicas.

1º Parada vegetativa: el olivo entra en esta fase ante las bajadas de las temperaturas sobre 10ºC, provocando que la savia deje de bombearse a las aceitunas. 

2º Aire frío y seco de la noche: propician la evaporación del agua acumulada en las olivas que se han calentado por el día anterior.

No obstante, este último arrugado puede llegar a ser reversible, dada la circunstancia de que si éstas no han llegado a congelarse, y si por otro lado las temperaturas se atenúan y llueve de forma “generosa”.

En el caso de arrugarse las olivas por heladas, pueden verse mermadas la calidad de nuestra cosecha. La congelación provoca el deterioro de las aceitunas y por ende, la proliferación de defectos en el aceite de oliva que se obtenga. 

A la sazón de poder evitar “un mal mayor” en las zonas de riesgos de helada, se aconseja adelantar la recogida de la aceituna antes de su maduración, con el fin de obtener un aceite de mejor calidad. De este modo evitamos riesgos y aseguramos la calidad de nuestra cosecha.  

  • El influjo de las variedades en el arrugado de las olivas

Las variedades de oliva con un alto porcentaje graso son menos proclives al arrugado. Esto es debido a que la proporción de materia seca dentro del fruto es mucho mayor. 

Fuentes: 

https://excelentesprecios.com/rendimiento-de-la-aceituna

https://excelentesprecios.com/por-que-se-arrugan-las-aceitunas

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies