Factores que influyen en la productividad del olivar

La productividad del olivar o de la calidad de nuestras aceitunas dependerá de varios elementos que analizaremos detenidamente en este post: 

 

  • Clase o Tipo de Olivo
  • Condiciones climáticas del lugar
  • Lugar o emplazamiento de cultivo
  • Clase de plantación
  • Fecha de recogida de la cosecha
  • Mantenimiento de los olivos (cuidados)

Tiempo de recogida de la cosecha

La fecha de la recogida de la cosecha se presenta como un elemento determinante, pues fijará el porcentaje final de la calidad de nuestra cosecha de aceitunas.

 

Diversos factores pueden hacer que el olivar tenga que hacer frente e incluso conlleve a que se reduzca la producción de nuestro olivar y, entre las causas, están el frío y las bajas temperaturas, heladas, el azote de las plagas, enfermedades, carencias nutricionales, productividad grasa, etc… provocando que la humedad de las olivas disminuya y que incluso pueda perder calidad nuestro aceite de oliva.

 

Todas estas inclemencias provocan directamente a las aceitunas, arrugándose y perdiendo calidad en consecuencia. Es un fenómeno natural y habitual en nuestros olivares, y por ello puede generar una gran precaución.

 

El frío y las heladas provoca que se detenga la producción de aceite, ya que entra en una parada vegetativa y la savia deja de llegar hasta los frutos del olivo. Todo ello provoca que las olivas se arruguen y pierdan humedad. En el post 4 Razones del por qué las aceitunas se arrugan, explicamos detalladamente este fenómeno.

En función del porcentaje de materia seca que posea la aceituna, la productividad de las aceitunas en la almazara, aumentará o disminuirá en el transcurso del tiempo.

 

Por lo tanto, los análisis de aceitunas, el índice a considerar, es el rendimiento graso dividido sobre la materia seca, en otras palabras, en el momento que desaparece en su totalidad la humedad en las aceitunas. A través de estos valiosos datos, es mucho más sencillo examinar el proceso de almacenamiento graso de las aceitunas.

 

La reducción de la humedad supone un ahorro en los costes de molturación y transporte, al reducirse el peso total de la producción; sin embargo, este hecho puede ser un inconveniente, ya que fomenta una pérdida de calidad e incluso la vencería del propio olivo, es decir, un año de buenas cosechas y el siguiente de una mala.

 

También debe tenerse en cuenta que la recogida de las olivas, una demora de la misma, conlleva a que estas caigan al suelo (se degradan) y provoque que la recolección no sea rentable de llevar a cabo.

    Tipos o clases de olivos

    Los olivos con una alta productividad o porcentaje de explotación pueden alcanzar y superar el 20% en aceitunas sin arrugar. Las variedades que llegan a estos porcentajes son: Picudo, Verdial de Badajoz, Cornicabra, Pajarero, Farga, Picual, Arbequina, Morisca, etc…

      Contenido relacionado

      Tipos y variedades de Olivos

      En otra franja de rendimiento más intermedio, concretamente entre el 15-20% son: Blanqueta, Hojiblanca, Empeltre, etc… Por último, en porcentajes inferiores al 15% como: Gordal Sevillana, Manzanilla Cacereña, etc…

       

      Debemos tener en cuenta la diferencia en el rendimiento neto y el bruto que produce en la molturación de la almazara.

       

      En función del tipo de maquinaria empleada y el porcentaje de la extracción de las aceitunas, podemos encontrarnos unas pérdidas de entre el 3-4% del rendimiento del alpeorujo. Dichas pérdidas disminuyen las cifras totales del rendimiento bruto de la aceituna. Debe citarse que algunos estudios y análisis industriales del rendimiento de la aceituna; nos permiten conocer cuál será aproximadamente el rendimiento que obtendremos al molturadas en la almazara.

      Condiciones climáticas del lugar

      El olivo desde la antigüedad ha tenido una gran acogida debido a la bondad de nuestro clima para su plantación y recolecta. Las zonas más productivas son las cálidas y soleadas respecto a las frías y de umbría. Sin embargo, los cambios del clima pueden, por un lado, favorecer las cosechas o estropearlos e incluso diezmarlas.

       

      Unas buenas condiciones climáticas favorecen la acumulación de aceite en las olivas, ello determinará en la recolecta tanto en cantidad como en calidad de la cosecha.

        El problema de la carga del olivo

        En los años que el olivo posee una carga elevada.; ello se traduce en que el olivo tiene que repartir esfuerzos y energías propiciando que la maduración del mismo se retrase y provoque la reducción del rendimiento de las aceitunas.

          Clase de plantación

          El tipo o la clase de plantación influirá de forma determinante en los rendimientos de las aceitunas. Pues a una mayor densidad de olivos y una menor separación entre estos, se traduce en menos luz, espacio, menos nutrientes a absorber, es decir, más competencia entre ellos y, por tanto, menos rendimiento por unidad de olivar.

           

          Por lo que un Olivar Superintensivo su rendimiento graso será siempre inferior a uno tradicional, comparándolos con la misma variedad de olivo cultivada.

          ¿Si cuido mis olivos aunmentarán su rendimiento?

          Sí, por su puesto, los cuidados que ofrezcamos al olivo permitirán una mejora en el rendimiento de las olivas, veamos cuáles son algunos ejemplos:

           

              • Stress hídrico: ante la escasez de agua, el olivo activa un mecanismo de supervivencia reduciendo su actividad biológica con el fin de reducir súbitamente el consumo del agua. Por lo que un sistema de riego, como por ejemplo un bombeo solar, podremos mantener correctamente hidratos nuestros olivos a menor coste y asegurando el rendimiento graso de nuestros olivos
              • La poda del olivo: con la poda permitiremos que la luz llegue mejor a las ramas.
              • El abono: algunos árboles presentan carencias nutricionales como la presencia de fotoasimilados, con el abono podremos subsanarlo. En caso contrario, provocará un menor rendimiento en la aceituna.
              • Enfermedades y plagas: son una de sus mayores amenazas, pues debilitan enormemente y reducen drásticamente la producción de los olivos.

          La toma de muestras en nuestro olivar

          En el proceso de toma de muestras de nuestro olivar, debemos obtener las muestras más significativas. Es aconsejable emplear sistemas automáticos y aleatorios para la obtención de las muestras o cazoletillas (popular) en nuestro análisis. La cantidad que tendremos que tomar dependerá del volumen total del muestreo. Se sugiere un 1 Kg como una cantidad aceptable para examinar una muestra de entre 2 y 3 toneladas de olivas.

          Evaluación del rendimiento de las olivas

          El análisis de las olivas para determinar el porcentaje de su rendimiento, es una actividad frecuente en la mayoría de cooperativas y almazaras de nuestro país. La cifra final del estudio o análisis se configura como referencia para determinar el rendimiento neto de las olivas.

          Un caso aparte, es el de las cooperativas; ya que se mide el rendimiento efectivo, este consiste:

          Aceite de Oliva (Total producido)/Kilos de Olivas Molturadas, y por lado, en cambio, se realiza una media ponderada basándonos en el rendimiento de los beneficios alcanzados en los análisis realizados.

           

          • Cooperativas de aceite de oliva: para obtener el porcentaje de corrección al Rendimiento Bruto se le resta el Rendimiento total producido. Pongamos un ejemplo práctico; supongamos que en una almazara hemos obtenido un rendimiento medio del 17%, el rendimiento real es del 15%, ya que tenemos que restar 2% de media del aceite del alpeorujo. Por lo que a la hora de ejecutar la liquidación, tendremos que restar el 2% (en este caso) al rendimiento bruto neto en cada socio de la cooperativa.

           

          • Las Almazaras: en este grupo privado no se aplicarán métodos y criterios tan escrupulosos, ya que las almazaras implantaran coeficientes correctores que prefijan estos de antemano, dependiendo del tipo o clase de aceituna y la maquinaria empleada. Suelen restar entre un 3 y 4%.

           

          A pesar de que los aparatos de medición del rendimiento graso de nuestro olivar para adquirirlos son relativamente gravosos para nuestra economía, es vital hacer frecuentemente análisis regulares del alpeorujo en la almazara, ya sea con los propios o con externos. Gracias a este análisis podremos saber con mayor garantía y seguridad que el proceso de extracción de nuestro aceite de oliva se está procesando correctamente y que, por tanto, no se están produciendo pérdidas de rendimiento indeseadas.

           

          De hecho, una gran cantidad de cooperativas del aceite de oliva y almazaras tienen sus propios laboratorios, de ese modo eliminan intermediarios y ganan en independencia. No obstante, también presenta inconvenientes, siempre será mejor enviar nuestra muestra a un laboratorio especializado, no solo por su profesionalidad, sino también a la hora de obtener un veredicto más parcial y externo.

           

          Fuentes:

          Follows

          Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, política de privacidad y aviso legal pinche en los enlaces para mayor información.plugin cookies

          ACEPTAR
          Aviso de cookies

          Pin It on Pinterest

          Share This