Las secciones de una almazara

La almazara, asimismo es identificada como factoría o molino de aceite. Es el piso agroindustrial en la que se transforman las olivas en aceite. En este post expondremos las secciones de una almazara actual, las cuales gracias al avance de la tecnología han hecho que las antiguas almazaras no se parezcan a las antiguas, ya que se utilizaban procedimientos más elementales para obtener el “oro líquido”.

 

Al final te expondremos un invento único mundial que ha permitido simplificar y reducir todo el proceso de la fabricación de aceite de oliva al máximo, gracias a la innovación 100% española.

 

División de una almazara

El equipamiento oleica que localizamos en una moderna almazara es netamente distinta a las primitivas prensas de madera y piedra de tiempos pretéritos. Como resultado de unos precios alcistas y de un mercado cada vez más colmatado; la innovación y la tecnología se postulan como herramientas cada vez más necesarias para hacer frente a esta problemática. También se incluye en este sentido una escrupulosa normativa europea que regula cualquier proceso de transformación agroindustrial con el fin de asegurar la seguridad alimentaria de la población.

 

Área de recibimiento o de patio

En esta zona llegan las olivas recién cosechadas del campo. Hay diferentes tipos de silos y tolvas en función del tipo, clases de productos con el fin de: recibir, ordenar y guardar el aceite de oliva según la variedad de origen.

 

Partes de saneamiento y lavado

En este proceso se “sanea” y limpia la aceituna de forma completa tras llegar del campo. En este proceso no debe quedar ninguna impureza ni resto (hojas, tierra, etc…) en la zona de molido. Las olivas se cosechan con máquinas como las vibradoras o también “a mano”; sin embargo, en el transporte, pueden quedar restos de tierras, palos y piedras que hay retirar.
Para poder eliminar con éxito los restos más compactos y grávidos, tales como las ramas y hojas. Los mecanismos que permiten separar la oliva del desecho son unos rodillos vibratorios y ciclos de aire.

 

Después de eliminar los grandes desechos, se procede a una fase de limpieza más específica, es decir, eliminando la tierra o el barro que pueda tener; ya que estas impurezas pueden estropear la calidad del aceite de oliva. Un proceso más complejo se realiza con lavadoras industriales para limpiar las aceitunas de los productos químicos de la agricultura, tales como pesticidas que evitan las plagas de los olivos.

 

En este proceso de limpieza y saneamiento, conseguimos que nuestras aceitunas estén libres de suciedad y de elementos nocivos para la salud. De ese modo también eliminamos cualquier elemento que pueda minar la calidad de nuestro aceite, tanto en aroma como en sabor.

 

El despalillado

En este proceso se desechan pequeñas impurezas de hojas y ramas de los olivos que hubiesen quedado sin eliminar. En este procedimiento se utilizan las denominadas máquinas despalilladoras, son independientes del resto y se encuentran en prácticamente todas las almazaras.

 

Debemos citar que a día de hoy la tecnología y la propia innovación de la misma, ha permitido incluir en las máquinas un sistema continuo y compacto que permite una limpieza continua, más eficiente y precisa.

 

La ponderación y distribución de las olivas

En este paso pesamos y distribuimos las olivas por medio de unas tolvas específicas, estas poseen una báscula electrónica. Gracias a esta tecnología podemos pesar una gran cantidad de kilos de olivas de forma casi instantánea.

 

Este paso es trascendental, puesto que nos permite organizar la calidad de las olivas que vamos a emplear con el fin de producir una variedad prefijada de antemano. Y por supuesto, para conocer la cantidad total de aceitunas que necesitamos para producir el aceite en la molienda.

 

Las bandas francas

O también llamadas cintas transportadoras, estas permiten, como su nombre indica, transportar cientos de kilos de aceitunas por unas bandas o cintas de un lugar de la fábrica o almazara hacía otro sitio de la misma, en este caso hasta la sección de molido para fabricar el aceite de oliva.

 

Las cintas distribuidoras en el sector de la alimentación

En las fábricas de este sector también cabe la posibilidad de hallar cintas neumáticas. Estas presentan la particularidad de empujar y direccionar las aceitunas mediante chorros de aire a presión, permitiendo el transporte de gran pesadez por estas bandas.

 

La escisión del hueso y la pulpa

Esta fase se postula como la más crucial en la fabricación del aceite de oliva en una almazara, ya que las máquinas que se encarga de este proceso deben separar el hueso de la parte “carnosa” de la aceituna, es decir, la pulpa de la propia aceituna. Esta pulpa se comprime o prensa liberando un líquido esencial para fabricar el aceite de oliva.

 

En esta fase también tiene lugar la escisión de la aceituna, es decir, el propio aceite de oliva y el alperujo (todo lo que no es el aceite de oliva).

 

El conjunto de las partes de una almazara funcionan cada una específicamente para una tarea, para fabricar el aceite de oliva.

 

En Olimaker creamos una micro almazara que te permite obtener tu aceite de oliva virgen en apenas unos 50 minutos con 3 kg de aceitunas, simplificando todo el proceso de una almazara, en una sola máquina de reducidas dimensiones (40x50x60) en cualquier lugar y en cualquier momento.

 

¿Quieres saber más sobre Olimaker?

https://www.olimaker.com/

 

Fuentes

Follows

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, política de privacidad y aviso legal pinche en los enlaces para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This